12.500 albergados por el terremoto de 2016 ahora viven en viviendas dignas

Trabajamos articuladamente por el cierre de los albergues.

(Quito, 24 de mayo de 2017). Luego del terremoto del 16 de abril de 2016, 12.500 damnificados fueron acogidos en 31 albergues oficiales, en Manabí y Esmeraldas, implementados por el Ministerio Coordinador de Seguridad con apoyo de varias instituciones del Gobierno Central. Ahora, todas estas familias dejaron las carpas para habitar en sus viviendas dignas.

El Gobierno Central actuó de inmediato para atender a los afectados en todos los aspectos. En cuanto a las Fuerzas Armadas, estas fueron movilizadas para cumplir tareas de seguridad, ayuda, rescate, traslado de medicinas, agua y alimentos.

Luego, el Ministerio Coordinador de Seguridad y varias instituciones públicas aportaron para la instalación de los albergues oficiales en tiempo récord, donde 3.123 familias dispusieron dignamente de todos los servicios básicos, alimentación, seguridad, salud física y atención sicológica, atención para niños, capacitación, entre otros. Actualmente, el modelo de gestión aplicado en los albergues, administrados por las FFAA, es un referente regional.

Con el cierre de San Isidro, Manabí quedó sin albergues, mientras que en la provincia de Esmeraldas, los albergados salieron de Muisne 3, Chamanga 2 y Portete, cumpliendo de esta forma la promesa del Gobierno Nacional de atender a los afectados en forma oportuna y eficiente, y cerrar todos albergues hasta el 24 de mayo.

Según cada caso, las familias recibieron soluciones a su difícil situación: viviendas nuevas, bonos de acogida, alimentación y alquiler (en los casos aplicables), además de proyectos de reactivación económica.

El bienestar de estas familias ha sido una prioridad para el Gobierno a través del personal de Fuerzas Armadas, Policía Nacional y de los ministerios del sector Seguridad, Inclusión Económica y Social, Desarrollo Urbano y Vivienda, Salud y Secretaría de Gestión de Riesgos, además de la Secretaría Técnica del Comité para la Reconstrucción y Reactivación Productiva

Las últimas soluciones habitacionales también fueron posibles gracias a lo obtenido a través de la Ley de Solidaridad, mediante los dos puntos del Impuesto al Valor Agregado. Con las familias en sus nuevos hogares, el Gobierno Nacional ha atendido a todos los albergados. ¡Misión cumplida!